sábado, 12 de abril de 2008

Roma



Si os gusta la historia, no os podéis perder esta serie. Consta de dos temporadas, y se centra en los sucesos que provocan la caída de la República y el advenimiento del Imperio. En la primera se narran los últimos años de Julio César; su victoria sobre los galos y el posterior enfrentamiento con la aristocracia del Senado que desencadena la guerra civil. La segunda temporada comienza donde termina la primera, el magnicidio de César en el Senado y los primeros pasos en política de Octavio, heredero de César, hasta su enfrentamiento final con Antonio y su victoria en Actio, tras lo cual se convierte en fundador del Imperio y el hombre más poderoso del mundo.



La serie es muy fiel a las fuentes históricas, aunque por necesidades dramáticas omiten algunos hechos que alargarían mucho la misma. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Por ejemplo; antes de la batalla de Farsalia, César hace la campaña de Hispania. Nada de ello desmerece la credibilidad de la narración, la serie no pierde fuerza en ningún momento. Por contra hay detalles de una fiabilidad exquisita, como el momento en el que, en un postrero esfuerzo, César intenta cubrirse con la toga después de ser apuñalado, por pudor. Así lo cuenta Suetonio. No tiene precio ver la recreación de César cruzando el Rubicón, o cómo es ungido de rojo por el joven Octavio para celebrar un triunfo por su campaña en la Galia.



La segunda temporada sigue en la línea de la primera, como detalle que me llamó la atención cito el siguiente: las palabras que nunca pronunció César, "tú también, hijo" las ponen en boca de Bruto, rerifiriéndose a su madre, Servilia; "tú también, madre". Ella es en la serie la gran conspiradora que por envidia y celos trama la conjura que protagoniza su hijo. Uno no puede sino sentir lástima por este personaje maltratado por la historia, su muerte en la ficción es otra genialidad de esta producción, al hacer un interesante paralelismo con la de César.



Podría seguir contado detalles, pero es mejor que la veáis. Por cierto, los romanos eran violentos y voluptuosos, veréis mucha sangre y sexo.

4 comentarios:

Mirko dijo...

Me encanta esta serie, me tiene enganchado, y sobre todo por su realismo. Nada de ocultarnos el sexo y la violencia característicos de la época, la crueldad y la barbarie, la fidelidad histórica acompañada de los lógicos cambios para mejorar el dramatismo...y todo desde el punto de vista de dos legionarios, sus personajes principales a mi entender.
¿César muere?? Olé, me acabas de chafar el final!!

Emilio dijo...

jajaja! lo siento, soy de los que siempre cuentan el final! si te contara de que va el sexto sentido, empezaría diciendo que Bruce Willis es un fantasma.

Versi dijo...

Me vi la primera temporada de la serie de un tirón y me encantó, aunque el cliffhanger del final casi me provoca un infarto. La segunda no la he empezado sobre todo por esa razón.

Emilio dijo...

Hasta ahora no sabía lo que era un cliffhanger! se ve que te gustan las series, te animo a que veas la segunda temporada, merece la pena, ya me contarás!